traductor/Translate

English cv French cartas de amistad German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

El Castillo Rospigliosi



Foto: Pedro Laos

Ubicado exactamente en la cuarta cuadra del Jirón Manuel Segura en Lince, en pleno corazón de Lima, ocupando casi toda una manzana, se yergue majestuoso un castillo de estilo medioeval con sus murallas, miradores, torreones y barbacanas de líneas arquitectónicas al estilo de las grandes edificaciones feudales.

Se trata del "Castillo Rospigliosi", construido contra viento y marea en 1929, la construcción de la colosal obra fue idea del doctor Carlos J. Rospigliosi Vigil, doctor en ciencias naturales y medicina, distinguido estudioso de los problemas en el campo de la investigación científica.


Original, excéntrico y millonario, el doctor Rospigliosi entusiasmado por la anunciada visita al Perú del Rey Alfonso XIII (con quien entabló amistad al igual que con elementos de los círculos científicos más distinguidos, durante su viaje a Europa en 1922), se empeño en concretar la construcción del castillo en pleno siglo veinte.

El proyecto tuvo desde el principio oposición de los arquitectos, quienes se negaron a dar el visto bueno por considerar la obra un capricho. Pero después de estos primeros tropiezos, el Dr. Rospigliosi logró la aprobación de las autoridades, para lo cual tuvo que "mover cielo y tierra".

Sus esfuerzos tenían una finalidad concreta: proporcionar un castillo para un ilustre huésped como el Rey Alfonso XIII durante su estadía en Lima, y atraer la admiración de todos aquellos que lo visitaran.

Foto: Pedro Laos

El mismo Rospigliosi realizó los planos de su imponente obra y además ofició de maestro de obras. Su excentricidad llegó al colmo cuando solicito al municipio cavar una fosa alrededor de la construcción, para de esta manera justificar la instalación del puente levadizo que formaba parte de su proyecto lo cual, naturalmente, le fue negado.

Cuando la obra ya llegaba a su fin a pesar de la muchas dificultades que se le presentaron, entre ellas la escasez de cemento que obligó a construir algunas paredes de adobe revestidas solamente por una capa de cemento, llegó la noticia de la Revolución española.


Surgió la República y Alfonso XIII ya no era más monarca de España, motivo por el cual su proyectado viaje al Perú se frustró y el Dr. Rospigliosi tuvo que conformarse con habitarlo y convertir el castillo en su vivienda familiar.

El médico limeño vivió en su castillo por algunos años, era una especie de museo tanto por sus acabados en la fachada como en el interior.

En sus amplios y espaciosos salones resalta con nitidez el cielo raso cubierto de madera con diseños al estilo barroco, que refleja un prolijo trabajo de los carpinteros, como lo demuestra el hermoso pasamanos de motivos coloniales en la escalera que comunica a la planta alta. Sus grandes ventanales tanto del primer piso como del segundo, reflejan la luz a través de sus vitrales de colores, que proporcionan a los salones un ambiente acogedor.


El cuarto de baño es otro de los rincones curiosos que posee el castillo, donde se observan la tina y el lavatorio, cada uno de éstos tiene como vertedores rostros de seres mitológicos, de cuyas bocas fluye el agua, todos hechos de mármol y lo que es más, se encuentran en buen estado de conservación. También sobresalen la glorieta en el patio principal y una pileta de elegante diseño.

Muchos desconocen que alguna vez el castillo Rospigliosi y su similar de Chanca sirvieron como escenarios cinematográficos a fines de la década del 20. Cintas como La Perricholi , dirigida por el italiano Enzo Longhi y estrenada el 13 de septiembre de 1928 en el Cine Colón, y La bailarina loca , producida por Amauta Films, fueron filmadas, a diferencia de los castillos de Hollywood -tinglados de madera balsa y cartón prensado-, en un castillo de verdad, como el Rospigliosi.

El castillo Rospigliosi ha tenido mejor suerte en lo que respecta a su conservación, ya que desde 1949, el "Castillo Rospigliosi" fue sede de la Academia de Guerra Aérea (AGA), aunque es de lamentar que en su interior se hayan hecho algunos agregados techos de calamina incluidos- que han roto con la armonía arquitectónica del edificio.

No te olvides de dejar tus comentarios !!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Buscar este blog